Solidaridad desde la cárcel San Nicolás: internos fabrican una cama cucheta, una mesa y seis sillas para familia que perdió todo en un incendio

El 12 de agosto pasado las llamas consumieron una vivienda de un obrero. Desde la UOM donaron maderas y los privados de libertad de la Unidad 3 donaron su trabajo. Ahora ultiman los detalles para la entrega. Destacan la experiencia por la adquisición de oficios para un futuro sin delito

Internos de la Unidad 3 San Nicolás, que depende del Servicio Penitenciario Bonaerense, que se desempeñan en el taller de carpintería se encuentran realizando muebles de madera destinados a Antonio Molina, un obrero de la ciudad y padre de tres hijos que sufrió el incendio de su hogar el pasado 12 de agosto.
Las personas privadas de su libertad del establecimiento penitenciario realizan una cama cucheta, una mesa y seis sillas con la madera donada la UOM San Nicolás y en los próximos días serán entregadas al beneficiario.
El jefe de Talleres, Eric Messuti, explicó que “en este caso en particular, la Unidad 3 priorizará el trabajo de quienes se encuentran asistiendo como aprendices al taller de carpintería y son supervisados por sus pares con experiencia. De esta forma la capacitación trae consigo una mejor convivencia, y la posibilidad de beneficiar a instituciones y personas necesitadas”.
En el mismo sentido Messuti, destacó la importancia que tiene que las personas privadas de su libertad aprendan el oficio dado que “es una excelente herramienta que les va a posibilitar acceder a un trabajo cuando recuperen su libertad”.
Ese es el sueño de Sergio, uno de los internos que se está capacitando y quiere tener su propia carpintería. “Me anoté en el taller porque quiero tener un oficio para aplicarlo cuando recupere mi libertad y así cambiar de vida” contó.
Por su parte, Juan y Cristian, dos de los internos con más experiencia en la elaboración de muebles y colaboran con los aprendices, coincidieron en destacar la importancia de llevar adelante acciones solidarias y de apoyar a sus pares. “Yo aprendí el oficio en la cárcel y hoy me dan la oportunidad de compartir lo que se con otras personas” señaló Cristian.
Respecto a esta experiencia, el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, dijo: “La responsabilidad que tenemos como Estado es ofrecer capacitación y cursos para que las personas detenidas tengan la alternativa de poder dedicar su vida honestamente, dejando atrás el error o el paso en falso que pudieron haber tenido. Nuestra responsabilidad es que al obtener la libertad tengan un oficio o una profesión, eso es lo que nos inculca la gobernadora María Eugenia Vidal”.
La carpintería funciona todos los días de 8 a 16. A través de un convenio con la UOM de San Nicolás, desde el sindicato acercan madera y pedidos, y en el establecimiento carcelario se produce lo que luego se dona a distintas instituciones sin fines de lucro.
Javier Cantero, miembro de la Comisión Directiva de UOM San Nicolás, fue quien acercó la problemática del hombre que sufrió el incendio de su vivienda. “Hace un tiempo que trabajamos con el Servicio Penitenciario Bonaerense a través de un convenio que se firmó entre la UTN, la UOM San Nicolás y el SPB. Cuando el 12 de agosto pasado, el obrero perdió todo en un incendio se me ocurrió que la Unidad 3 podía ayudarlo”.
Por su parte, Francisco Ortigoza, quien ya dictó tres cursos de capacitación en carpintería contó que ve muy entusiasmados “a los internos que ven con muy buenos ojos la posibilidad de ayudar a otros y de paso aprender”.
Este no es el primer acto de carácter solidario que surge de quienes trabajan como carpinteros ya que anteriormente se han puesto en valor y donado 50 bancos y 12 mesas —hay 44 bancos y 10 mesas más en preparación— para la Casa Cultural y Deportiva del Litoral, la Comisión Vecinal Barrio Pezzi y los merenderos “Pollitos Pío Pío” y “Oscarcito”. Además, los internos se encuentran reparando ventanas del Hospital San Felipe.

A %d blogueros les gusta esto: