Solidaridad y reinserción social

La fabricación de siete rampas de madera y la pintura se efectuaron en la Unidad 4. Trabajaron 15 internos. Se instalarán en cinco balnearios. Fue una iniciativa conjunta con el municipio de Coronel Rosales. “Cuando la gente vaya a la playa y use las rampas, nos vamos a sentir útiles nosotros”, afirmó uno de los detenidos.

Por el trabajo de privados de libertad alojados en la Unidad 4 Bahía Blanca, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense, se construyeron siete rampas que se instalarán en los balnearios de la localidad de Pehuen Có para la inauguración de la temporada estival que se desarrollará este domingo a las 10 de la mañana.

Para realizar las siete bajadas de madera a la playa, 15 internos aportaron la mano de obra calificada en carpintería y pintura. Cabe destacar que se dibujaron figuras vinculadas a la arqueología, propuestos por niños que participaron de un taller de Dibujo y Pintura en el Playón Deportivo y Cultural de la Municipalidad de Bahía Blanca.

La concreción de las primeras cinco bajadas al mar, Espora, Bouchardo, Brown, Azopardo y Malvinas, fueron posibles gracias al aporte material de la empresa Metro Pallets Sutentables. En este sentido, su titular, Ariel Muzi, quien también integra la Unión Industrial de Bahía Blanca, puso a disposición de las autoridades municipales y penitenciarias 250 metros lineales de pallets para avanzar con los trabajos, destacando “la positiva acción de una persona privada de libertad que vuelca a la comunidad su trabajo a fin de restaurar el daño causado”.

El ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, afirmó que “la idea es generar la participación solidaria de las personas privadas de su libertad e incorporar valores por parte de los participantes”. Y luego destacó la decisión de la gobernadora, María Eugenia Vidal, de “proveer de herramientas para la reinserción a las personas que están detenidas”.

El novedoso proyecto se gestó en octubre, en el marco del programa de Mutua Ayuda Solidaria, a partir de las reuniones entre el intendente de Coronel Rosales, Mariano Uset, el delegado de Pehuen Có, Juan Canevello, el director de la Unidad 4, Ariel Martínez y el jefe de Departamento de Cultura Laboral Región Sur, Javier González.

Gustavo, uno de los internos que lideró el trabajo lijando, puliendo, uniendo maderas, dibujando y pintando, afirmó que la propuesta los motivó y contó: “Fue algo diferente a todo lo que habíamos hecho. Cuando la gente vaya a la playa, use las rampas, nos vamos a sentir útiles nosotros”.

En tanto, el subjefe de Tratamiento del Penal, Emanuel Duarte dijo que trabajaron en tiempo récord para cumplir con los plazos acordados para la entrega y adelantó: “Creo que muchas personas van a reconocer el trabajo, quienes las utilicen y quienes las vean”.

A %d blogueros les gusta esto: