Las mochilas, confeccionadas por internos de la Unidad 28 Magdalena, fueron recibidas por niños y niños que asisten al merendero “Nueva Esperanza”, ubicado en el barrio platense El Peligro.

Se confeccionaron en los talleres de tapicería de ese penal bonaerense, donde trabajó un grupo de quince internos con la colaboración de la curtiembre JBS y nuestra coordinación desde la Dirección General de Asistencia y Tratamiento del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense realizaron la entrega, con el detalle de facturas y bizcochos elaborados en la panadería de la Unidad 9 La Plata, y en agradecimiento los niños del Merendero hicieron un video para los privados de libertad, que mostraron en el acto.

El ministro de Justicia Gustavo Ferrari consideró que “la gobernadora María Eugenia Vidal nos propuso el objetivo de que los internos deben incorporar oficios y tomar hábitos laborales, ya que son las claves para que puedan cambiar el futuro”.

“El tiempo de estar privado de libertad es para adquirir herramientas y por eso estamos muy satisfechos con lo que está pasando en la cárcel de Magdalena. Valoramos que los detenidos consideren como destinatarias de sus donaciones a aquellas personas que más lo necesitan”, agregó.

El mes anterior, los mismos internos de la Unidad 28 elaboraron 36 mochilas y 40 cartucheras para donarlas a la ONG Mochilas La Plata, una entidad que se ocupa en distribuir esos elementos a chicos de bajos recursos.

A %d blogueros les gusta esto: