Directivas penitenciarias y funcionarias de Provincia encabezaron este lunes una charla de
“Mujeres Líderes” en la Unidad 57 de Campana, de la que también participaron la directora ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) Fabiana Tuñez, el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari y el jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) Xavier Areses.
Del encuentro “Mujeres Líderes” participaron directivas y agentes penitenciarias que actualmente ocupan cargos destacados en el SPB, candidatas a diputadas nacionales y legisladoras provinciales.
En ese marco, el ministro realizó una recorrida por la Unidad junto al intendente de Campana Sebastián Abella, que incluyó la visita a la biblioteca “Fabiana Tuñez”, recientemente inaugurada en junio de este año, el sector de escuela primaria y secundaria, y el Centro de Formación Profesional N°406, donde los internos estudian y se capacitan en oficios.
Luego de la charla, Ferrari se refirió a las representantes mujeres que encabezaron la charla, como quienes “representan este cambio del Servicio Penitenciario que no solamente es en las jefaturas del Complejo, sino también en lo que son las máximas autoridades del SPB, en las que ahora también la mujer participa”.
Por otro lado, el ministro hizo especial hincapié en la unidad penal de Campana, inaugurada en febrero de este año, al destacar que “rompe con el paradigma de las cárceles que heredamos, porque más allá de su infraestructura funcionan talleres, escuela y un sector de huerta y todo es obligatorio para los internos jóvenes, de modo tal que saldrán con una capacitación laboral, con objetivo de facilitar su reinserción social”.
La agenda del ministro continuó en la Unidad N° 43 de La Matanza junto al ministro de Educación de la Nación y candidato a intendente en esa localidad, Alejandro Finocchiaro, donde visitaron el sector educativo (primaria y secundaria) y su biblioteca.
“Es importante la terminalidad de los estudios, y que en cualquier momento que la persona ingrese al servicio Penitenciario Bonaerense pueda entrar al sistema educativo primario y secundario que funciona dentro de las cárceles”, destacó Ferrari.
Luego, se trasladaron a los talleres de braille y herrería, al espacio donde se producen hostias que son enviadas al Vaticano; el taller de carpintería donde se fabrican muebles de estilo antiguo, juguetes para el Día del Niño, comedores y merenderos; por último, ingresaron al pabellón de Deportistas, donde funciona una Clínica de Boxeo.

A %d blogueros les gusta esto: