Jardín de Infantes de La Plata recibió juegos didácticos realizados en una cárcel bonaerense

La obra solidaria se realizó en la Unidad 42 Florencio Varela. Los privados de libertad diseñaron y fabricaron juegos para practicar motricidad fina, distinción de colores y hacer cuentas. La donación beneficiará a 360 chicos del Jardín N° 958, de 155 entre 44 y 45


En un gesto solidario, privados de libertad de la Unidad 42 de Florencio Varela, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), fabricaron juegos didácticos para que disfruten y aprendan los 360 niños de entre 3 y 5 años que asisten al Jardín de Infantes N° 958 de La Plata.
Unos 15 internos que se desempeñan en los talleres de herrería, carpintería y pintura del penal participaron en la fabricación de estos juegos didácticos para ejercitar la motricidad fina, realizar cuentas y para distinguir colores.
“Sé que lo va a disfrutar algún chico y poder sacarle una sonrisa es lo bueno de todo esto. No somos únicamente el lado oscuro de la sociedad, también servimos para hacer cosas buenas” afirmó Daniel, un interno oriundo de Berazategui que realiza tareas de pintura y que en un futuro tiene la intención de abrir su propio taller de arte con lo que aprendió a desarrollar en contexto de encierro.
Por esta acción solidaria, el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, dijo que “el trabajo se enmarca en nuestro plan de fomentar con recursos e iniciativas que los internos participen en actividades laborales. Como dice la gobernadora María Eugenia Vidal, de esta manera, se allana el camino para una mejor inserción social una vez que recuperan su libertad”.
La iniciativa surgió a partir de la inquietud del interno Jorge Ghisaura, que coordina estos talleres donde se desempeñan en total 50 detenidos. “La idea es reciclar los sobrantes de materiales de producción de trabajo y darles un fin solidario y útil. Con recortes de varillas, restos de madera, aprovechamos ese reciclado y nos dedicamos a inventar unos jueguitos para los chicos” dijo el mentor. “Hacemos el diseño y una matriz para la producción, el modelo. En la carpintería dibujan y cortan, pasa por los de pintura y en herrería tuercen los fierros, los trabajan, después se pinta y se laquea” explicó Jorge sobre el proceso de trabajo.
En las últimas horas los juegos llegaron a destino. El coordinador de Trabajo del Complejo Penitenciario Florencio Varela, Claudio Pereyra, y el jefe de talleres de la Unidad 42, Leandro Ambrosi, fueron los encargados de llevarlos hasta el Jardín de Infantes N° 958 “Otilia Aldazabal de Torino” ubicado en calle 155 entre 44 y 45 barrio El Retiro, zona oeste de La Plata.
En el turno mañana, una salita entera se puso inmediatamente a jugar con estos materiales con diseños de autos, Peppa Pig, Minnie y Masha y el Oso, mientras que la Directora del Jardín, Valeria Cimino, expresó: “estamos muy contentos de recibir esta donación de parte del Servicio Penitenciario Bonaerense debido a que nuestro jardín es carenciado y a veces se dificulta poder incrementar el material didáctico en nuestra institución y estas donaciones son tan importantes para los chicos para poder utilizarlos a través del juego y adquirir nuevos aprendizajes”.
En esta institución pública de nivel inicial donde concurren 360 chicos de entre 3 y 5 años, los juguetes serán destinados al sector de ludoteca para ser utilizados por el personal docente y los alumnos cuando lo requieran. En este sentido, Cimino destacó que “es el único jardín en un barrio bastante grande, es de jornada simple de 8 a 12 y de 13 a 17 y los chicos almuerzan y tienen desayuno y merienda reforzados por las características de la comunidad” por lo que agradeció el trabajo y la donación de los privados de libertad.

A %d blogueros les gusta esto: