Para una entrega solidaria, internos de la Unidad 4 de Villa Floresta elaboraron 3000 huevos de chocolate con motivo de las Pascuas. En una iniciativa conjunta con la Municipalidad de Bahía Blanca la producción será donada a las familias de los sectores más vulnerables.
El trabajo se realizó en las instalaciones del Centro de Formación Profesional Nº 401 que funciona en el penal. Allí, ocho privados de libertad, con experiencia en panadería, capacitados y supervisados por el penitenciario y maestro panadero Pablo Amarilla, se dedicaron durante siete días a armar, decorar y embolsar de las confituras.
Con el aval del director de Trabajo Penitenciario, Pablo Jotayan, en el marco del programa Mutua Ayuda Solidaria (MAS) la tarea pudo cumplimentarse gracias a la materia prima aportada por la Secretaría de Políticas Sociales del municipio local, a cargo de Vanina González, y al apoyo del Departamento de Cultura Laboral Región Sur del Servicio Penitenciario Bonaerense, encabezado por Javier González.
“Sabemos que, en estas Pascuas, por cuestiones económicas, muchos niños no podrán tener su huevo de pascua. Esta contribución nos motiva a nosotros a seguir”, contó Marcelo, desde la Unidad 4. En tanto, otro interno, Luis, añadió: “Nos comprometimos con la tarea y el personal del penal nos motivó para desarrollar el trabajo. Con esta producción tratamos de demostrar nuestro interés para devolverle algo a la sociedad. Además, la panadería es un lindo oficio para aprender para un futuro trabajo”.
Una parte de la producción será recibida por los niños que este domingo visiten a los internos. En este sentido, el director de la Unidad 4, Luis Velasco, afirmó: “La importancia de una tarea solidaria de esta magnitud, dignifica el trabajo de los internos que se capacitan y se esfuerzan para preparar lo mejor”.

A %d blogueros les gusta esto: