Una sobreviviente del holocausto brindó este martes una charla a los alumnos de primer año de la Escuela de Cadetes del Servicio Penitenciario Bonaerense, en la que les contó en primera persona su infancia en Polonia, el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los días en los campos de concentración y su llegada a la Argentina luego del horror.
El encuentro se desarrolló en el marco de cumplirse 80 años del comienzo del conflicto bélico mundial y como oferta académica extracurricular para los futuros oficiales penitenciarios.
El relato comenzó: “Mi nombre es Hanka Grzmot y soy sobreviviente de Auschwitz, Oraninburg y Ravensbruck. Me crié en Lodz. Era la más chica de siete hermanos, mi padre, viudo, nos educó con amor y dedicación. Tuve una infancia feliz hasta que llegaron los nazis. En 1939 a mi hermano mayor, que acababa de terminar la escuela, le entregaron un fusil que no sabía manejar y lo enviaron a defender la frontera con Alemania. Nunca volvió”. Así comenzó el testimonio que captó la atención de los cadetes, quienes luego pudieron hacerle preguntas.
Hanka, quien tiene hoy 89 años, describió los días en el ghetto y cómo un soldado nazi la arrancó de los brazos de su padre para llevarlo a un campo de concentración, al que poco tiempo después iría ella misma, donde vería las más terribles vejaciones a la dignidad humana de las que se tenga registro.
La conferencia fue parte de un trabajo articulado que desde el año pasado llevamos adelante con el Museo del Holocausto, buscando analizar y reflexionar sobre ese violento episodio para entender este suceso sin precedentes en la historia y evitar que se generen otros genocidios.
La actividad contó con la participación de Julio Nuñez, Subdirector General de Institutos de Formación y Capacitación, Magno Giménez Villalba, Director de la Escuela de Cadetes, Valeria Sampayo, Directora de Vinculación, Gestión y Planificación de Políticas Institucionales para la Reducción de Riesgos, la Reincidencia Delictiva y Violencia Intracarcelaria y Norma Moracci, Directora General de Institutos de Formación y Capacitación.
“El objetivo de estos talleres es desarrollar una sensibilización no solo en la forma en que el odio y la violencia suelen enraizarse sino igualmente sobre la capacidad de resistencia, de resilencia y de solidaridad en todos los contextos a escala nacional, local e internacional”, señaló Sampayo.

A %d blogueros les gusta esto: