La donación que coordinamos con la Unidad 32 Florencio Varela, consistió de mobiliario escolar confeccionado por los internos en los talleres de la cárcel destinados a un Jardín de Infantes de la localidad de Magdalena.
Incentivamos este tipo de acciones solidarias y en esta oportunidad se pudo concretar a partir de los trabajos elaborados en el Taller de Capacitación en Carpintería de ese penal, dictado en el aula de inclusión socio-laboral, y allí se confeccionaron doce sillas, tres bancos y tres mesas de madera para niños, que luego donamos al Jardín de Infantes N°905 Osvaldo y Norberto Dolcini.
En una emotiva esquela de agradecimiento, la Directora del Jardín, Graciela Terren, destacó que “el mobiliario recibido va a ser de gran utilidad, gracias por todo, por este gesto, por pensar en los niños y ofrecer todo de manera desinteresada en este acto solidario, por permitir que los niños disfruten de todo esto en su desarrollo durante la primera infancia. Las puertas de jardín estarán abiertas para lo que necesiten”.
Cabe destacar que los materiales como maderas de pallets, clavos, lijas, masilla y pintura fueron cedidos por el agente de la división perros de Unidad 32, Carlos Paulos, quien también fue el nexo con el Jardín de Infantes Nº 905.
Los niños mostraron su agradecimiento con un cartel amarillo con la frase: “Gracias por su colaboración U. C. 32 Florencio Varela. J. I. 905 Magdalena”, con dibujos a su alrededor.

A %d blogueros les gusta esto: